5 ene. 2010

Lo + pedido a los Reyes Magos (2010): un empleo.

Con cerca de 4 millones de parados y sin expectativas, a corto plazo, de crecimiento del empleo, resulta evidente que si la magia de los Reyes Magos pudiera multiplicarse, lo más solicitado por los españoles sería un empleo para 2010.

Lo que no cabe duda es que debemos aprovechar las oportunidades que nos van a surgir; para ello resulta conveniente preparase para la ocasión, en las mejores condiciones posibles.

En este sentido, recogemos a continuación un artículo publicado en Expansión&Empleo que nos ilustra sobre los aspectos claves en la búsqueda de empleo. Ésta debe adaptarse a la evolución del mercado y a las nuevas oportunidades que surjan en él.

De este modo, si bien otros años enero se caracterizaba como uno de los momentos álgidos en la aparición de ofertas de empleo, la crisis ha retrasado las peticiones de las empresas a la hora de componer sus plantillas, por lo que el primer trimestre será fundamental para aquellos que deseen iniciar la búsqueda de un empleo.

Por otra parte, el aumento del desempleo ha provocado que los candidatos deban competir con un mayor número de personas a la hora de encontrar trabajo, lo que no debe mermar su ánimo. En este sentido, el trabajador debe prepararse más que nunca ante la búsqueda de un empleo, con un plan que le permita mantenerse en contacto con el mercado laboral mientras llega su oportunidad.Randstad recomienda seguir los siguientes pasos:

1. Fijar claramente los objetivos.El primer paso a la hora de afrontar la búsqueda de empleo es concretar qué tipo de puesto, organización y condiciones son las que se desean. A pesar de las dificultades del mercado y de que las empresas han variado sus condiciones a la hora de seleccionar personal, el candidato debe mantenerse fiel a sus objetivos, ya sean económicos, profesionales o personales. El trabajador deberá adaptarse a las nuevas circunstancias del mercado: mayor formación y por tanto posible sobrecualificación para el puesto; puestos temporales o de duración determinada; nuevos sectores en los que emplearse; polivalencia y adaptabilidad para realizar nuevas funciones, etc.

2. Buscar las fuentes de trabajo. La situación actual ha reducido el número de posibilidades laborales, por lo que es más importante que nunca detectar las oportunidades de empleo. Es fundamental analizar las distintas fuentes de reclutamiento más adecuadas según el perfil. Las empresas de selección y trabajo temporal, la actualidad de los medios de comunicación, el contacto directo con compañías, así como Internet o los foros de empleo pueden ayudar al candidato. Pero si algo puede hacer que un candidato se diferencie de otro este año es el uso de las redes sociales profesionales, que pueden ampliar el radio de actuación del candidato y a través de las cuales el candidato puede estar atento a cambios en el mercado.

3. Presentar un currículum perfecto.El currículum sigue siendo la herramienta básica a la hora de buscar empleo por lo que su elaboración y presentación debe ser perfecta. El CV ha de ser claro, conciso, visual y no demasiado largo, con un máximo de dos páginas de longitud. En él se incluirán los principales logros profesionales, en orden cronológico descendente, y la formación, en especial aquella relacionada con el puesto que se busca.

Lo más práctico es contar con una plantilla genérica y, a partir de ella, trabajar modelos específicos para cada puesto, desarrollando la experiencia o formación directamente desarrollada con el puesto al que se pretende optar. En el caso de que el candidato haya estado desempleado en los últimos meses, se debe indicar qué actividades o cursos se han realizado en este transcurso para demostrar el interés por mantenerse activo y la renovación constante.

4. Adelantarse a la entrevista personal. La entrevista también se puede preparar como un punto más en el proceso de búsqueda. El candidato debe anticiparse a las preguntas más comunes de cualquier entrevista, hacer un guión de las respuestas y desarrollar posibles preguntas difíciles. Una vez en la entrevista, nada mejor que contestar con sinceridad, ser claro y mostrar siempre una actitud positiva. La naturalidad y confianza en uno mismo permiten llegar al siguiente nivel. También es imprescindible cuidar la imagen, ya que puede que sea la única oportunidad para causar una buena impresión.

5. Concentrarse para las pruebas de selección. A la hora de enfrentarse a las pruebas, es necesario leer y escuchar atentamente cualquier indicación sobre el contenido. Es importante mantener la concentración, usar el sentido común y no agobiarse por tratar de llegar hasta el final a cualquier precio.

6. Conocer el estado de las candidaturas. Una manera de destacarse del resto es ser proactivo y demostrar un claro interés por el puesto y la empresa, manteniéndose informado sobre las distintas candidaturas a las que se opta.

El contacto con la empresa dependerá del tipo de relación que haya establecido con la compañía y del momento del proceso de selección en el que se encuentre el candidato. Si se ha mandado el currículum por e-mail es adecuado enviar un correo electrónico para saber cuál es la valoración del mismo. Mientras que si ya ha habido un contacto telefónico con la empresa es conveniente llamar directamente a la compañía. Otra opción válida es acercarse directamente a la oficina de empleo con el currículum en mano y propiciar un primer encuentro o entrevista con el consultor de selección.

Este punto es clave para diferenciarse del resto de candidatos y un interés por el puesto o por la empresa siempre será positivo para “sumar puntos” en el camino hacia el empleo.

7. Ofrecer un valor añadido a la empresa. El candidato ha de explotar sus habilidades y competencias ante la empresa durante todo el proceso de búsqueda de un empleo. La mejor aptitud es destacar en aquellas habilidades que se pueden extrapolar al puesto y ofrecer un valor añadido a la empresa, es decir, explicar por qué la empresa debe contratar al candidato. Nada mejor que aportar objetivos o retos que se han cumplido en anteriores ocasiones y que se puedan extrapolar al puesto en cuestión.

Un aspecto muy valorado en la cultura empresarial es que la persona esté comprometida con el proyecto y con las necesidades de la compañía. Y, por supuesto, en cuanto a la actitud del candidato, debe ser honesto, tanto en el currículum como en las entrevistas, evitando el encubrimiento de datos o la falsedad de los mismos.

8. Dejar la puerta abierta. El candidato no siempre consigue el puesto al que opta, pero no por ello debe cerrar las puertas de dicha empresa, ya que puede ser válido para otro proceso de selección de la misma compañía, por eso es importante cerrar con éxito la comunicación con la misma. El mejor final es agradecer la posibilidad de participar en el proceso y dejar una puerta abierta.

9. Ser activo. Permanecer activo en el mercado laboral requiere de un esfuerzo por parte del candidato y, sin duda, puede repercutir en su mayor o menor éxito en la búsqueda de empleo. Mantener una formación actualizada y de calidad con respecto al puesto al que nos orientamos, ofrecer un buen conocimiento de idiomas o conocer al detalle la formación específica del sector o del tipo de empresa al que se quiere dirigir serán puntos clave para el candidato.

10. Mantener una actitud positiva. Es importante tener una actitud positiva durante la búsqueda de empleo. Las empresas quieren trabajadores que disfruten con lo que hagan. Ante otros candidatos con la misma formación y experiencia, puede ser un factor determinante.

Más información: Decálogo para encontrar empleo en 2010.

Imagen:topiarte

Viñeta: forges

Archivo del blog