5 ene. 2010

Creación de valor y dividendos (I).

La situación económica y financiera ha puesto de manifiesto, entre otras cuestiones, desde nuestro punto de vista, dos argumentos de la gestión empresarial que andaban un tanto relegados en la literatura económica y financiera como son: la creación de valor y el reparto de dividendos.
Aspectos como: ¿Son incompatibles la creación de valor y el reparto de dividendos? ¿Deben orientarse, ambos, en la maximización de sus importes? ¿Podría trasladarse la discusión de estos aspectos al ámbito de las pymes?, trataremos de delimitar en ésta y posteriores entradas.


Por una parte, se ha puesto de manifiesto que una economía financiera inflada a base de derivados y una política de dinero fácil, han hecho tambalearse los cimientos de la economía mundial, relajando hasta extremos totalmente ineficientes la asignación de recursos. De nuevo la lógica ortodoxa de la maximización del valor se impone.

En este sentido, nos resulta muy interesantes las apreciaciones de Pablo Fernández: Creación de valor para los accionistas, en el marco de las sociedades cotizadas, cuando señala que:
Es importante no confundir la creación de valor para los accionistas con ninguno de los conceptos mencionados.
De la otra, hemos despedido el año 2009 con una avalancha de dividendos, en parte motivada por la subida de impuestos y, además, puede ser, que haya vuelto la moda de los dividendos.

En cualquier caso, en el contexto de la entrada nos preocupa la relación de los dividendos con la creación de valor.
En este sentido, Santiago Fernández Valbuena, Director General de Finanzas de Telefónica, una de las compañías que más ha apostado por el reparto de dividendos a sus accionistas, señalaba que:
La creación de valor no sólo no es incompatible con el dividendo sino que éste viene a representar la forma más eficiente de trasladar al accionista el valor creado por las empresas. Uno de los objetivos más importantes de las empresas es hacer buenos negocios que repercutanen un beneficio para los accionistas.
En este contexto, el dividendo es un reconocimiento de dos cosas: de la capacidad de crear valor y ganar dinero de las compañías.

Retomando la cuestión de la creación de valor, nos ha gustado la presentación de José Cabrera en torno a los nuevos modelos de creación de valor en las Organizaciones 2.0, que se muestra a continuación:

Archivo del blog