5/2/2010

¿Es la Reforma Laboral que necesita España?


Las consecuencias de la crisis económica han impuesto la reforma del mercado laboral, a pesar de la oposición del gobierno que se ha resistido hasta el final.


El Presidente de Gobierno ha presentado una propuesta de Reforma Laboral parece, por una vez, sin filtraciones ni bandazos tan habituales en los últimos tiempos.

Los objetivos de la reforma según el documento presentado por el gobierno serán:
  1. Favorecer la creación de empleo, reducir el desempleo e impulsar la confianza de los agentes económicos y sociales en las posibilidades de un patrón de crecimiento más sostenible.
  2. Reducir la dualidad, la segmentación y la temporalidad de nuestro mercado de trabajo, avanzando hacia empleos de mayor calidad y estabilidad.
  3. Aumentar las oportunidades de empleo de las personas desempleadas, mediante la mejora general de la empleabilidad y de los mecanismos de intermediación laboral.
  4. Aumentar la flexibilidad interna de las empresas, de manera que la adaptación a la situación económica de las mismas se produzca sin afectar tan intensamente al volumen de empleo.
  5. Ampliar las oportunidades de empleo y la capacidad de integración de los jóvenes con menor formación en el mercado de trabajo mediante un Programa Extraordinario de Empleo.
La propuesta de reforma laboral muy genérica, en palabras de los interlocutores sociales, se centra:
  • Por una parte, se quiere encarecer la contratación temporal y abaratar la fija para animar a los empresarios a optar por la fórmula indefinida. La idea podría ser el rebajar el tipo de cotización al desempleo que abonan empresarios y trabajadores por los contratos fijos y, a cambio, incrementarlo en los contratos temporales, de forma que a la empresa le resulte más barato emplear al trabajador de manera indefinida.
  • De la otra, el fomento del empleo para jóvenes, en particular, a los que no poseen una formación específica.
  • Además, se pretende reforzar la intermediación laboral.
  • También se contempla una reducción de la jornada, instaurando el modelo alemán. Este modelo, llamado Kurzarbeit, cubre el 60% que dejan de percibir los empleados en las horas no trabajadas (un 67% si tienen hijos) y les permite tener otros trabajos, además de pagar parte de las cotizaciones sociales de la empresa. En este caso, la reducción es de hasta el 100% si el empleado está en un curso de formación.

Y, a modo de conclusión, volvemos al título de la entrada, ¿será esta la reforma laboral que necesita España? ¿El rumbo es el correcto? o igual que en anteriores ocasiones calificadas como medidas anti crisis, que han terminado en meras declaraciones de intenciones sin el rigor y el fundamento económico que requiere la situación actual.

Información relacionada:

Archivo del blog