27 abr. 2009

Las ofertas de empleo (parte) se ocultan.

A la hora de buscar un trabajo, los anuncios y ofertas de reclutamiento parecen el camino más corto y rápido para acceder a una nueva alternativa profesional. Sin embargo, según la consultora del Grupo Adecco, Creade-LHH, la realidad es bien distinta, ya que tan sólo un 20% de las ofertas de trabajo son visibles, o lo que es lo mismo, el 80% de las vacantes disponibles para los demandantes de empleo se encuentran en el mercado oculto.

El mercado oculto de las ofertas de trabajo está compuesto por las vacantes que las empresas prefieren no hacer explícitas, para las que recurren a sus propias vías de reclutamiento, intermediarios o referencias de personas de confianza.

En los últimos meses, este mercado oculto ha pasado de representar en torno a un 60% al 80% actual. Si bien es cierto que todos los sectores de actividad, en mayor o menor medida, recurren al mercado oculto para cubrir sus vacantes, aquellos que más ofertas mueven en el mismo son los de banca, gran consumo y farmacia.
Las mejores armas para acceder al mercado oculto son el networking y la candidatura espontánea
Creade, como experto en recolocar a personas en paro a través de todas las herramientas posibles, como el networking, lanza los siguientes consejos para hacer un buen uso de él:
  • Lo primero y más importante es entender qué es el networking, planteado el establecimiento de una relación de ventaja recíproca y empezar pensando en qué se puede aportar mutuamente.
  • Pensar ante todo en el interés del otro y no cegarse en los objetivos propios.
  • Nunca pidas trabajo.
  • En el networking no encontrarás un trabajo, pero si información que te ayudará a conseguirlo.
  • Tener claro cuál es tu objetivo: define hacia a dónde quieres ir.
  • Para trabajar efectivamente el networking debes tener un mensaje claro y conciso en el que trasmitas cuál es tu objetivo final, cuál tu valor añadido y en qué te puede ayudar la otra persona.
  • Prepara un mapa de contactos: rastrear entre amigos de la infancia, de la universidad, familiares, trabajos anteriores, vecinos, conocidos,… Los expertos dicen que cada adulto tiene entre 1.500 y 3.000 contactos. 
  • Cuida y mima la red que vayas elaborando, comunicándoles todos tus avances y apórtales información que les pueda ser interesante.
  • Crea las oportunidades de ver y que te vean: realice una lista de lugares propicios para hacer networking, como congresos, ferias y colegios profesionales, asociaciones de antiguos alumnos, clubs deportivos, etc.
  • Las comunidades virtuales son también un lugar perfecto en el que hacer networking si se utilizan correctamente: elige cuál quieres pertenecer, selecciona con criterio y cuida a tus contactos y publica únicamente lo que quieras que se conozca e mejore tu imagen. Hay que ser muy prudente con la información personal que se cuelgue en este tipo de redes.
  • La meta es ir creando nuevos contactos que te vayan acercando al puesto de trabajo a través de su identificación, maduración de tu discurso y generación de nuevos contactos.
  • El networking bien gestionado te permitirá llegar a la oferta antes de que salga al mercado, sólo hay que saber crear las oportunidades y saber aprovecharlas.
La candidatura espontánea: venta directa de tu valor añadido

La candidatura espontánea es una carta que se envía al que sería el jefe directo, con nombre y apellido. En esta carta, que no va acompañada del currículum, no se vende la trayectoria profesional, sino el valor añadido que se puede aportar a la empresa. Para poder proponer este planteamiento correctamente, se debe estudiar en profundidad la organización, sus productos y servicios, con el fin de encontrar el gancho para poder vender tu perfil profesional.
Una vez enviada la carta, a los 15 días se debe realizar el seguimiento de la misma para generar una entrevista personal. 
El objetivo de la candidatura espontánea es despertar el interés del interlocutor para generar la entrevista y, posteriormente, poder incorporarte en la misma. 
Para realizar una buena candidatura espontánea, se presentan a continuación los siguientes consejos:
  • Analizar si la empresa te interesa: qué afinidad tiene con tu anterior empresa, cómo te han hablado de ella, si puedes encajar en su cultura, etc.
  • Investigar en profundidad la compañía: conocer a qué se dedica, cómo está posicionada en su sector, fortalezas y debilidades, servicios y productos, etc. Es imprescindible encontrar algo que permita ligar la venta de tu perfil, destacando todo tu valor añadido.
  • Impactarles positivamente: si pueden tener algún posible problema o necesidad y tú ya has trabajado ese tema, puedes proponer sugerencias y tu experiencia para desarrollarlas, pero de una forma prudente para que no se sientan ofendidos.
  • Proponer tu candidatura para un puesto concreto: si tienes constancia de que están abriendo una nueva línea de producto y encajas en ella, propón directamente tu candidatura a ella.
Fuente: Grupo Adecco, Creade-LHH
Imagen: rachel-levy