8 mar. 2009

Gestión de impuestos en el ámbito empresarial: tiempo empleado y carga impositiva.

Un informe realizado por el Banco Mundial en colaboración con PricewaterhouseCoopers compara los diferentes regímenes fiscales para las empresas de 181 países de todo el mundo y determina su eficacia y su impacto en la inversión empresarial. 
Las conclusiones más relevantes son las siguientes:

  1. Las empresas españolas dedican 33 horas anuales a declarar sus beneficios a Hacienda, en la parte alta del ranking de las economías más desarrolladas. El tiempo necesario para cumplir con el Fisco cada ejercicio es muy inferior al que emplean las empresas japonesas o estadounidenses, similar al que dedican en Alemania, Reino Unido o Australia y algo superior al utilizado en Francia.

  • España figura en el puesto 9 –gana tres posiciones respecto al año pasado en el ranking de países industrializados que mide el tiempo dedicado por las empresas a cumplir sus obligaciones con Hacienda en la tributación de los beneficios empresariales. Las compañías españolas emplean 33 horas anuales en este apartado – tres menos que el año pasado-, frente a las 180 horas que necesitan las compañías japonesas, las 99 horas que requieren las estadounidenses, las 47 horas necesitadas en Canadá y las 35 dedicadas en Reino Unido.
  • Sin embargo, los procesos administrativos exigidos por la Administración Tributaria española son algo más complejos que los requeridos en Alemania y Francia, en donde las compañías necesitan 30 y 26 horas anuales, respectivamente. Los datos de la encuesta revelan que, entre los países ricos que cuentan con un marco impositivo más simple, figuran Suiza, Irlanda y Nueva Zelanda; economías que han reducido la regulación y han facilitado la relación entre la Administración y las empresas.
  1. 2.  España figura en el grupo de países industrializados en el que las empresas soportan una carga de los impuestos que gravan su actividad que se sitúa en una banda media, por delante de países como Estados Unidos, Japón, Australia, Italia u Holanda, entre otros.

Respecto al ranking que contabiliza la parte de los beneficios que las empresas dedican al pago de los impuestos que gravan su actividad (no los pagos a la Seguridad Social ni otros impuestos), España también figura en la zona media de la tabla, con un carga fiscal del 22,2% -1,5 puntos menos que el año pasado- inferior a la vigente en economías como Estados Unidos, Japón, Australia e Italia, entre otras.

Fuente: Informe del Banco Mundial y PricewaterhouseCoopers