26 jun. 2010

El Plan de Continuidad Empresarial.

Recientemente el Consejo de Ministros ha puesto en marcha el Plan de Continuidad Empresarial con el principal objetivo de facilitar la transmisión de pymes que están en peligro de desaparición por motivos distintos a los meramente económicos: jubilación del dueño, problemas de salud o fallecimiento de uno de los socios, ausencia de sucesores, etc.


En España cada año más de cincuenta mil pequeñas y medianas empresas familiares cesan su actividad por estos motivos. Con el objetivo de asegurar la pervivencia de las empresas afectadas por estas circunstancias, el Gobierno ha puesto en marcha este Plan que contribuirá a consolidar el empleo y aumentará las oportunidades de éxito para los emprendedores que adquieran estos negocios ya en funcionamiento.

El Plan de Continuidad Empresarial:
  • Se articula como una iniciativa piloto a desarrollar en colaboración con once Cámaras de Comercio, consta de una plataforma web para facilitar la transmisión de empresas con información general, una base de datos de ofertas y demandas de transmisiones a nivel nacional, y otras herramientas necesarias en el proceso.
  • También se ha puesto en marcha una red de centros de transmisión de empresas para ofrecer un servicio integral de asesoramiento que abarque todas las fases de la transmisión.
  • Asimismo, para que los interesados puedan contar con apoyo financiero se ha habilitado una línea de crédito con una dotación máxima de veinte millones de euros que gestionará la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), una sociedad dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
  • Habrá consultores especializados que realizarán un análisis de la situación de las compañías y trabajarán en la preparación de la documentación necesaria así como en la búsqueda de los compradores mejor posicionados para hacerse cargo de la empresa.
Los interesados tendrán información completa sobre el negocio a adquirir y contarán con un asesor para realizar todos los trámites de la compra-venta.

El proceso de transmisión se establece en cinco fases:
  1. información para las partes interesadas,
  2. firma de los contratos de prestación de servicios,
  3. realización del dossier de empresa,
  4. búsqueda activa de compradores y
  5. cierre de la operación.